martes, 19 febrero, 2019
Banner Top

Han pasado unos años desde que Fitbit lanzó su última pulsera de actividad,  pero, desde entonces, hemos visto la llegada de dispositivos Fitbit mucho más innovadores, como el Fitbit Ionic y el Fitbit Versa.

A finales de 2018, Fitbit actualizó su línea Charge con el dispositivo de tercera generación, el Charge 3, que ofrece monitorización del ejercicio, sueño y seguimiento del ritmo cardíaco en un diseño más liviano, una pantalla más grande y sumergible.

Vamos a analizarlo para ver si estas mejoras son suficientes para influir en los compradores.

Especificaciones.

Incluye:

  • Fitbit Charge 3
  • Pulseras clásicas (pequeñas y grandes)
  • Cable de carga

Sensores y componentes:

  • Acelerómetro de tres ejes
  • Monitor óptico del ritmo cardiaco
  • Altímetro
  • Motor de vibración
  • Sensor SpO2 relativo (todavía no está activo)
  • NFC (solo en ediciones especiales)

Pantalla

  • Pantalla táctil
  • Pantalla OLED con escala de grises
  • Tipo de batería: polímero de litio
  • Tiempo de carga (0-100 %): dos horas
  • Receptor de radio: Bluetooth 4.0

Memoria:

  • Guarda todos los datos de tus movimientos durante siete días, minuto a minuto.
  • Guarda el total diario durante los últimos 30 días.
  • Almacena datos sobre el ritmo cardiaco en intervalos de un segundo durante la monitorización del ejercicio y de cinco segundos el resto del tiempo.

¿Qué hace la Fitbit Charge 3?

  • Monitorización automática del sueño y de las fases del sueño. En función de nuestro ritmo cardiaco, la Charge 3 sabe el tiempo que pasamos en las distintas fases del sueño: ligero, profundo y REM. Así sabremos cómo dormimos y podremos mejorar la calidad de tu sueño. Además podemos despertarnos tranquilamente con una alarma vibratoria silenciosa.

 

  • Monitorización del ritmo cardíaco.  Cuenta con un microchip único capaz de medir el ritmo cardiaco de forma continua mediante la tecnología patentada PurePulse, y todo en un diseño ultradelgado y sin necesidad de aplicar ninguna cinta en el pecho.

 

  • Mide el número de pasos que damos cada día, las calorías y las distancias, así como el tiempo que hemos estado activos. Todo ello con una precisión realmente buena. Permite monitorizar automáticamente actividades físicas continuadas (salir a correr, ciclismo, etc.) y podemos exportar los datos a otras aplicaciones.

 

  • Resistente al agua. Charge 3 se puede sumergir hasta 50 m, monitoriza automáticamente los largos en la piscina y, por supuesto, podemos ducharnos con él.

 

  • Reloj+ alertas de llamadas, mensajes (Hangouts, Whatsapp o SMS)y calendario en nuestro smartphone, con vibración y mostrando el nombre del contacto en su pantalla OLED, siempre que tengamos el teléfono cerca y conectado por bluetooth a nuestro smartphone.

 

  • Función “SmartTrackcon la que ya no tendremos que cronometrar nuestras actividades deportivas para que queden registradas. El dispositivo podrá reconocer y grabar automáticamente los diferentes ejercicios en los que participas si hemos estado activo durante más de una cantidad de minutos configurable por el usuario.

Carga, batería y autonomía

Fitbit garantiza una duración de la batería de 7 días, aunque es difícil alcanzar esa duración si hacemos un uso intensivo del dispositivo con notificaciones o GPS conectado. En mi caso he llegado a los 5 días. Sin embargo, si no utilizamos las funciones inteligentes y de seguimiento del estado físico más de una vez al día, podría acercarse a los siete días del tiempo estimado con una sola carga.

El promedio, que obtuvimos durante las pruebas, alrededor de seis días de uso, es en realidad bastante bueno, ya que significa que solo estaremos cargando el dispositivo una vez a la semana.

 

El Fitbit Charge 3 viene con un cargador propietario, otra vez. Un cargador distinto para cada dispotivo de Fitbit, algo que siguen si solucionar y que se hace realmente engorroso. Hubiera preferido utilizar un cargador de conexión micro USB o USB-C.

La base de carga utiliza una pinza de muelle para sujetar la Charge 3 mientras se carga. Solamente tendremos que fijarnos en que las clavijas del cable de carga estén alineadas con los puntos de contacto dorados de la parte posterior de la pulsera.

Se carga en dos horas de forma completa, si la tenemos agotada.

Diseño, materiales y usabilidad.

Fitbit Charge 3 tiene el mismo diseño de pantalla que se vio en su predecesor, Charge 2, pero el diseño ha sido refinado y ajustado .

En primer lugar, la pulsera de actividad Fitbit Charge 3 es más delgada. También es mucho más ligera, ya que está hecha de aluminio en lugar de acero inoxidable. Esto hace que el nuevo dispositivo sea un 20% más liviano y se siente mucho más cómodo y ligero.

 

Una cosa a tener en cuenta es que no hay ningún botón presionable en este Charge 3. Esto se debe a que tiene una pantalla táctil completa en lugar de la pantalla de toque que vimos en el Charge 2, lo que significa que hace la mayor parte de su navegación con el dedo en la pantalla.

Sin embargo, sí incluye, en el borde lateral de la pantalla, un botón inductivo que puede usarse para activar el dispositivo o volver a la pantalla. Nos dará una suave vibración táctil para hacernos saber que está funcionando. También podemos usar su pantalla táctil para desplazarnos por la interfaz. El  tamaño de su pantalla también permite desplazarnos hacia arriba, hacia abajo y de lado a lado.

 

Una diferencia considerable en la Charge 3 es la pantalla, que es un 40% más grande que la pantalla de la Charge 2. Aunque sigue siendo en blanco y negro, viene con aumento de resolución, además de tener una respuesta táctil estupenda.

Respecto al brillo de la pantalla, no hay que preocuparse, ya que es posible variar diferentes niveles de contraste con el fin de poder consultar su pantalla en condiciones adversas, como pueda ser a plena luz del día.

En la parte inferior encontramos el monitor de frecuencia cardíaca PurePulse , pero ahora está unido por un sensor  SpO2. Este sensor añade el potencial de estimar los cambios en los niveles de oxígeno en sangre y ayudar a registrar nuevos indicadores de salud, como la apnea del sueño.

Y digo “potencial” porque actualmente este sensor no da ningún tipo de información y desde Fitbit ni siquiera se atreven a dar fecha de cuando será útil. Os dejo pantallazo del foro oficial de Fitbit, relativo a este dispositivo:

Otra nueva actualización introducida en Fitbit Charge 3 es el diseño de la correa. En lugar de los clips metálicos gruesos que tenía su predecesora, ahora solo hay un pequeño botón negro que expulsa la correa cuando se presiona -como se ve en el Ionic-, lo que le permite cambiar fácilmente las correas.

La correa incluida con la edición estándar es de silicona y nada de otro mundo. Sin embargo, es cómoda y su cierre tipo reloj la hace segura.

Otra de las novedades en esta Fitbit Charge 3 es la resistencia al agua. El Charge 2 solo  podía soportar algunas salpicaduras mientras lavas los platos o sudábamos mientras hacíamos ejercicio.

Sin embargo, esta vez, Fitbit se ha asegurado de que Charge 3 sea resistente al agua hasta 50 metros, pueda monitorizar automáticamente nuestros largos en la piscina o ducharnos con ella.

Hablemos un poco respecto al comportamiento de este Fitbit Charge 3 en sus funciones más significativas:

Creo que esta Charge 3 está enfocada al usuario que quiere mejorar sus hábitos deportivos y llevar un control de su actividad diaria, fuera del deporte. ¿Por qué digo esto? Porque no tiene GPS integrado. Y no lo tiene porque Fitbit no ha querido renunciar al diseño y a la ligereza de este dispositivo. Si bien es cierto que muchas actividades deportivas no requieren de GPS, recordemos que Fitbit cataloga este dispositivo como “pulsera de actividad”.

 

Otro motivo más para no echarlo de menos es que, a pesar de no tener GPS, el reloj monitoriza todos nuestros datos, incluido el ritmo cardíaco durante las 24 horas, gracias su lector Pure Pulse integrado en la muñeca. Con la monitorización de datos me refiero a los pasos diarios, kilómetros recorridos-en base a nuestra longitud de zancada-, pisos subidos, las calorías quemadas y los minutos de actividad física diaria. Por supuesto esta Charge 3 reconoce automáticamente el tipo de ejercicio —correr, nadar, la elíptica y muchos más— y lo registra en la aplicación de Fitbit.

 

Además podemos elegir entre más de 15 modos de ejercicio —correr, ciclismo, natación, yoga, circuitos y más—, ponernos objetivos y recibir estadísticas en tiempo real.

Incluso podemos ver de un vistazo toda nuestra actividad en el Charge 3, sin necesidad de recurrir al smartphone, con lo que llaman “Fitbit Hoy”. Deslizando el dedo desde la parte inferior de la pantalla hacia arriba veremos, en una primera pantalla, nuestros pasos, pulsaciones, km recorridos, calorías quemadas, pisos subidos, y minutos de actividad, información del sueño y la información de nuestra pérdida de peso, líquidos bebidos y nuestra salud femenina si lo tenemos activado.

Cambiamos de tercio y hablamos de la monitorización del sueño, función que los dispositivos Fitbit tienen desde hace tiempo.  Fitbit Charge 3 no iba a ser menos y  hace uso del sensor de ritmo cardíaco y del acelerómetro para aportar mucha más información sobre cómo hemos descansado, y lo hace muy bien.

La app de Fitbit muestra una gráfica con las horas de sueño de cada día, podemos ver cómo hemos ido cambiando entre las fases REM, sueño ligero y sueño profundo. También podremos ver el tiempo que hemos pasado en cada fase y, si pulsamos la opción “Comparativa”, se compararán nuestras estadísticas con las de otras personas de nuestra misma edad y sexo.

 

Como novedad de los smartwatch de Fitbit, incluye la función de relajación que durante un par de minutos nos guiará la respiración para bajar las pulsaciones y encontrar un poco de tranquilidad.

Hablemos ahora de las notificaciones, para las que, como cualquier smartwatch que se precie, este Fitbit Charge 3 tiene soporte. Podremos recibir notificaciones mensajes de texto, alertas de calendario, llamadas o de apps de mensajería como Whatsapp, Telegram y demás. Cualquiera que seleccionamos desde la configuración de la app, aunque puede .

No se puede responder desde el reloj, aunque en Android ya es posible enviar respuestas rápidas, que podemos configurar previamente, con un toque.

 

He probado este Charge 3 sincronizado con un Samsung S6 y no he tenido ningún problema con las notificaciones. Ojo, eso no significa que no los tenga. Fitbit tiene una lista de dispositivos compatibles con los servicios de su app y, si tu smartphone no está en esa lista, puede que las notificaciones no funcionen tan bien como deberían; lo digo por experiencia ya que mi teléfono habitual es un Pocophone F1 y he tenido problemas de pérdida de notificaciones, al igual que los tuve con mi anterior dispositivo, un Xiaomi Max 2.

App.

La actividad que este Fitbit Charge vaya registrando a lo largo del día se mantendrá sincronizada de forma continua -si así lo queremos- con el teléfono, siempre que lo tengamos conectado por bluetooth, y podremos acceder a la aplicación para consultar los datos actualizados en cualquier momento, así como desde el ordenador en la página web de Fitbit. Esta aplicación está disponible para Android, iOS y Windows Phone.

 

El funcionamiento de Fitbit no se reduce a la pulsera deportiva, sino que, como ya sabéis, contamos con una app muy bien desarrollada para que todos los datos que recoja podamos verlos tranquilamente en nuestro ordenador o teléfono.

 

Fitbit no ha hecho demasiados cambios , dejando a un lado el aspecto visual, en su aplicación móvil desde el lanzamiento de sus últimos productos, salvo que hace poco se añadió el panel de “Monitorización de la salud femenina”. Puedes activarlo, si quieres, y registrar cuando tienes la regla, hacer un seguimiento del ciclo menstrual y controlar tu ovulación.

En el panel principal, podremos visualizar los pasos, la distancia, calorías, minutos activos, estadísticas sobre el sueño y más cosas como peso, agua bebida o alimentos ingeridos.

Al pinchar sobre uno de los apartados obtendremos información más detallada sobre el progreso en ese día, en la última semana, mes o año.

 

Conclusiones.

Si tenemos en cuenta el precio oficial de esta Fitbit Charge 3, 149,95€, podemos pensar que es bastante dinero para una pulsera de actividad deportiva. Hay alternativas que están por debajo en precio y pueden cumplir con  las necesidades básicas del usuario. Sí es verdad que este modelo de  Fitbit tiene un diseño más ligero y moderno, una app muy completa y la certificación IP68 y eso incrementa el precio.

 

Sin embargo, la edición básica de esta Charge 3 puede encontrarse por poco más de 100 euros, un precio más razonable y más si hablamos de la calidad de Fitbit.

Aunque el sistema de notificaciones necesita pulirse, entiendo que es difícil dar soporte a todos y cada uno de los dispositivos Android del mercado. Por otro lado, presentar el sensor SpO2 relativo y no acompañarlo con una actualización en el firmware para poder usarlo es bastante decepcionante.

 

No obstante, sus prestaciones son excelentes:

  • En cuanto al diseño casi no puedo ponerle pegas, teniendo en cuenta  que cuesta unos 100 euros, y la experiencia con la monitorización de datos ha sido impecable, como siempre en Fitbit.

 

  • La batería dura unos cinco días midiendo 24 horas el ritmo cardíaco, dos puntos muy destacables.

 

  • Sé que la ausencia de GPS integrado puede ser un lastre para algunos usuarios, pero no es un reloj deportivo y su incorporación implicaría renunciar a algunos aspectos buenos del diseño y, sobre todo, encarecería MUCHO este dispositivo.

 

En resumen, es un dispositivo ideal para nuestro día a día, que recopila muy bien los datos de fitness para manteneros informados de nuestra actividad diaria y logros  físicos y que, además, nos notificará todo lo que ocurre en nuestro teléfono. Unas funciones que pueden encajar en muchos usuarios de perfil no deportivo o, al menos, que su actividad deportiva favorita no necesite de GPS, como sería mi caso.

 

Podéis comprar el Fitbit Charge 3 , por 109,90 € en Amazon.

Los enlaces de compra de todos los artículos publicados en este blog son links de afiliados. A ti lo que compres a través de ellos te va a costar lo mismo y a nosotros nos ayuda al sostenimiento de los gastos.

 

Si te gusta nuestro contenido y las reviews que realizamos tal vez puedas invitarnos a un café, bueno más o menos. Este es el fondo de PayPal que nos ayuda a pagar el hosting del blog. Con tu ayuda, por pequeña que sea, podremos seguir pagandolo sin necesidad de llenar la web de incomodos anuncios.

 

Muchas Gracias.

Tags: , , , ,
Contable buceando en nuevos mares. Lectora empedernida, Androidtecnológica y bebedora de Martini.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies