Samsung ha presentado su nuevo Samsung Galaxy S8. Sí, con más procesador, más resolución y más de todo. Pero a un precio que supera los 800€ no nos muestra una innovación que merezca la pena el desembolso. Sobretodo cuando son cosas que se han podido ver en otros terminales ya existentes. Si, menos el bluetooth 5, de acuerdo, pero esa característica, que en breve tendrán muchos terminales mucho más baratos, no es excusa para colar un terminal continuista y sin espíritu de ganador.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta