En la búsqueda de  formas de poder tener la batería de nuestro smartphone cargada las bases de carga inalámbricas son, en mi opinión, grandes aliadas, porque que podemos cargar nuestro terminal teniendo un acceso fácil a él si necesitamos usarlo, y no habrá un cable por medio.

La utopía de la oficina sin cables no acaba de cumplirse, pero desde luego existen esfuerzos para lograrlo. Y entre esas tecnologías que ahorran en cables están los sistemas de carga inalámbrica, que desde hace años llevan tratando de imponerse en el segmento de los dispositivos móviles. Además, con la últimas noticias que nos llegan, parece que la iteración de Qi ya permite suministrar hasta 15 W de potencia. Con esta novedad, el estándar Qi se pone a la altura de soluciones de carga rápida, pudiendo cargar hasta un 60% de una batería en tan sólo 30 minutos -dependiendo del terminal-, algo hasta hace mucho tiempo impensable.

Hemos visto cómo los cargadores inalámbricos han sido protagonistas en varios lanzamientos en los últimos años en este terreno, y varios de los últimos modelos de dispositivos de gama alta cuentan con esta opción integrada de serie. Samsung es pionera en este aspecto, ya que fue la primera en introducirla en sus Galaxy S4 y S5, pero sin terminar de darle mucha importancia. Ahora el fabricante coreano apuesta fuertemente por este concepto en el Galaxy S6 y S6 Edge y esto probablemente hará que se comiencen a ver más fabricantes que sigan sus pasos.

En esta ocasión vamos a probar la base de carga inalámbrica Choetech T517S. Choetech es una marca china de accesorios que se está introduciendo en el mercado español con productos de calidad y funcionales.

20151130_114942

Especificaciones técnicas.

  • Entrada: Entrada: 5V / 2A.
  • Salida: 5V / 1A.
  • Indicador LED de alimentación, con el sensor de iluminación inteligente, que automáticamente reduce la iluminación o apaga la luz del cargador inalámbrico, según el grado de oscuridad del ambiente, para que el indicador cause ninguna distracción.
  • Conector microUSB.
  • Diseño compacto: 8,4 x 8,4 x 1,8 cm. y 64 gramos de peso.

Toma de contacto y funcionamiento.

La base de carga inalámbrica Choetech T517S  es pequeña, manejable y bastante fina -8,4 cm alto x 8,4 cm ancho y 1,8 cm de grosor-. La superficie donde apoyar el smartphone es antideslizante, gracias a un borde de goma que rodea la base, además tiene otro borde de goma en la parte inferior para un perfecto apoyo sobre la superficie.

20151130_114948 20151130_114959

 

El paquete incluye:

  • Base de carga inalámbrica.
  • Cable USB-microUSB
  • Manual de instrucciones en ingles.

No presenta ningún tipo de botón para encenderla. Simplemente conectamos el extremo micro-USB a la base y el USB a un adaptador de corriente (que no va incluido) o a un puerto USB de ordenador y estará lista para trabajar. Poniendo nuestro smartphone sobre la base comenzará a cargarse.

20151130_192644 20151130_192657

 

Mientras se carga la mitad del aro exterior del cargador parpadea con una luz led. No es una gran molestia pero distrae si lo tenemos delante. Tal vez hubiese bastado con un pequeño led parpadeando o incluso fijo, para que no sea una distracción. Tiene un sensor de iluminación inteligente que ajusta la luz según la luz ambiente, pero creo que hubiese sido más práctico un botón físico para indicar si queremos luz o no.

71p1QgmxR+L._SL1200_

 

Rendimiento.

La velocidad de carga del tecnología Qi es más lenta que la tradicional, eso es algo que debemos tener claro desde el principio.

He realizado varias pruebas con mi Samsung S6 y la carga completa del terminal con la batería al 49% puede tardar entre 60-70 minutos. Ese tiempo se reduce si el terminal está en modo avión, a los 50-60 minutos. La carga completa del terminal, estando la batería a un 27% de su capacidad, con la conexión WiFi encendida, sin la sincronización activada pero sí notificaciones y demás, ha oscilado entre los 100-110 minutos.

Obviamente estos tiempos de carga cambiarán dependiendo de la capacidad de la batería de vuestro terminal y del uso que hagamos del mismo mientras lo cargamos.

Conclusiones.

Como casi todo en la vida, este tipo de gadget, tiene sus cosas positivas y negativas. Por supuesto que tenemos que conectar la base de carga a la corriente, ésta y cualquiera, la comodidad reside en que el teléfono no estará conectado a ningún cable, siendo su uso mucho más fácil. La carga por tecnología Qi es más lenta, al menos de momento, por lo que si tenemos prisa por cargar el terminal mejor usar el cargador de siempre. Pese a todo ello, sigo encontrando muy útil su uso en casa o en el trabajo, donde podemos dejar el teléfono cargando en la base, usarlo con comodidad y volver a cargarlo solo con volver a apoyarlo.

En mi caso, he tenido conectada la base al ordenador del trabajo, he cargado el teléfono tranquilamente, y lo he podido usar sin las molestias de los cables.

Si en un futuro, tal y como parece que ocurrirá, este tipo de accesorios gana en rapidez de carga y se integra totalmente en el mobiliario del hogar o trabajo, se nos harán imprescindibles. Está claro que no nos solucionará los problemas de duración de batería, pero nos facilitará otra forma de carga.

En concreto, si hablamos de esta base y en comparación con otras que he probado, que ofrecen más funciones, creo que su precio debería ser más ajustado o al menos incluir el adaptador de corriente.

Podéis comprar la base de carga inalámbrica Choetec T517S en Amazon por 20,99 €:Captura

No hay comentarios

Dejar respuesta