Motorola tiene una nueva versión de su superventas, Moto G. Por tercer año consecutivo, Motorola quiere seguir siendo el smartphone “resultón a un precio asequible”. Desde 2013, casi cada doce meses parece que Motorola está dispuesta a traernos una nueva versión del Moto G.

moto-g-2015-07-28-05

Motorola ha decido volver a implementar prácticamente las mismas especificaciones que usó en generaciones anteriores. Destaca el procesador escogido, el Qualcom Snapdragon 410, uno de los que mejores resultados aportan, que sin embargo, se queda algo “corto”. Sin embargo, sorprende lo fluido que se mueve el terminal, sin envidiar nada a otros terminales que han apostado por el Snapdragon 615.

Por otro lado, encontramos puntos muy destacables como son la gran mejora en el apartado fotográfico y la protección contra agua: esta tercera generación de familia Moto G viene caracterizada por su protocolo IPX7, que le permite aguantar salpicaduras y poder sumergirlo hasta un metro de profundidad.

En resumen, una renovación de hardware con pocos cambios pero resolviendo carencias de la generación anterior. Siempre teniendo en cuenta que el objetivo era no superar los 200 euros.

Características.

  • Pantalla IPS de 5 con resolución HD 720p y Gorilla Glass 3
  • Qualcomm MSM8916 Snapdragon 410 quadcore A53 a 1,4GHz
  • GPU Adreno 306 a 400MHz
  • RAM  de 1GB/2GB
  • Batería de 2470mAh no extraíble
  • Almacenamiento interno de 8GB/16GB ampliables por microSD hasta 128GB
  • Cámara trasera de 13MP, sensor IMX214, con flash dual LED, HDR, f/2.0 vídeo1080p 30fps
  • Cámara frontal de 5MP f/2.2
  • MicroSIM, BT 4.0, microUSB 2.0, GPS, radio FM
  • Acelerómetro (2), sensor de luz ambiente, magnetómetro, sensor de proximidad y sensor Hub
  • LTE Cat 4 (150Mbps/50Mbps), modelo XT1541
  • Resistencia al agua IPX7: 30min hasta 1 metro de profundidad.
  • 155g
  • 142,1 x 72,4 x 6,1 – 11,6 mm
  • Carcasas intercambiables personalizables
  • Android 5.1.1 Lollipop

Como habéis visto, tenemos la posibilidad de hacernos con una versión de 16 GB memoria de almacenamiento y 2 GB de RAM. Una edición pensada para aquellos que quieren un smartphone barato pero no quieren problemas con una ROM que deja poco espacio libre, y una RAM a la que a veces le cueste mover la multitarea de manera fluida.

Diseño.

La edición 2015 de Moto G sigue el diseño de los últimos dos años, una estética en la que prima la robustez y la ergonomía. El plástico que se ha utilizado para la fabricación de este terminal ofrece un buen agarre en la parte trasera gracias a su acabado rugoso y permite un manejo cómodo del smartphone, aunque es bastante sucio. La curva de la parte trasera, sirve para disimular el grosor del terminal y, a la vez, para mejorar el agarre.

20150927_142406

El círculo donde se sitúa el logo de Motorola, en la parte de atrás, está hundido, lo que nos permitirá a colocar un dedo para que podamos sujetar el terminal sin problemas.

Los botones físicos se encuentran todos en el lateral derecho haciendo que desbloquear el móvil se confunda a veces con subir el volumen.

20150927_142255

 

Podemos encontrar dos modelos: uno con frontal blanco y otro con frontal negro. Motorola ha lanzado además una gran cantidad de carcasas intercambiables de varios colores, por lo que podremos hacer diferentes combinaciones.

El sellado del Moto G al agua es muy sencillo, solo tenemos que asegurarnos que todas las piezas de la carcasa hacen “click” con el cuerpo del móvil. He hecho la prueba y el dispositivo, tras un rato sumergido, sigue funcionando sin problemas. Eso sí, es resistente al agua pero no es fácil usarlo debajo de ésta, ya que reconoce más gestos de los que realmente le damos.

Pantalla.

La pantalla de 5″ no tiene la resolución Full HD que sería deseable. Como es lógico en un teléfono de este precio, el Moto G 2015 viene con una resolución HD de 1080 x 720 píxeles, con una densidad de píxeles de 294 ppi. Todo esto protegido con Gorilla Glass 3.

20150927_142317

La pantalla da buenos resultados. Los ángulos de visión son correctos y el brillo es bastante bueno. A pleno sol, y con el brillo al máximo, no he tenido ningún problema para ver lo que se mostraba en pantalla.

Un detalle que no me ha gustado nada es que los botones de retroceso/Home/Menú estuvieran incluidos dentro de la pantalla, perdiendo espacio de uso en la misma.

20150927_142424

El Moto G 2015 cuenta con dos altavoces que están situados en el frontal,  y así su salida de sonido no se ve perjudicada al poner el smartphone en una mesa. El altavoz del auricular se usa para hacer llamadas, y el segundo, situado en el lado opuesto se hace cargo de la salida de medios.

Conectividad, GPS, sistema operativo y comunicación.

La clavija de audio se encuentra situada en marco superior del teléfono.

20150927_142342

El puerto micro-USB 2.0 lo han puesto en el marco inferior.

20150927_142327

El Motorola Moto G 2015 accede a Internet por HSPA+ o LTE Cat.4. La calidad de conexión fue buena y no mostró irregularidades.

El módulo Wi-Fi tiene un alcance decente . Sin embargo, la señal pierde mucha fuerza a grandes distancias al punto de acceso.

Screenshot_2015-09-23-21-48-27

El Moto G usa las redes GPS y Glonass para la localización. Tardó muy poco en encontrar los satélites en interiores, pero fue mucho más rápido y preciso en el exterior.

El Moto G 3ª Generación 2015 no soporta NFC.

El Bluetooth 4.0 funciona muy bien. La conexión demostró ser muy estable, y se pudo transmitir audio a una distancia de 15 metros entre los altavoces y el smartphone sin cortes.

El Moto G 2015 viene Android puro con algunos añadidos interesantes, con el aspecto Material Design que Google ofrece por defecto con este sistema operativo. Es decir, Android 5.1.1 Lollipop sin capa de personalización.

Screenshot_2015-09-27-14-35-26 Screenshot_2015-09-23-21-59-18

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, Motorola ha querido incorporar ha querido incorporar algunas características o apps, siendo las que más destacan:

  •  Moto, aplicación de Motorola:
    • Asistente: nos permite programar una respuesta, silenciar el dispositivo o apagarlo en caso que estemos en una reunión, sea por la noche o estemos en una ubicación concreta.
    • Acciones: solo tiene dos gestos, uno para encender la linterna agitando y otro para abrir la cámara girando. 
    • Pantalla: con Active Display, cuando cojamos el móvil, se encenderá la pantalla con fondo negro y unos iconos blancos con las notificaciones que tengamos. De este modo, podemos ver en un vistazo rápido qué mensajes nos han llegado, además de la hora.
    • Asistente de migración: que dados los avances de Google cada vez tiene menos sentido, sobre todo si venimos de otro smartphone Android.
  • Radio FM y app de galería: con diseño Material Design.
  • Aplicación de cámara:  útil y sencilla. Las opciones manuales siguen siendo bastante limitadas y aunque podemos cambiar algunos aspectos, lo más práctico sigue siendo disparar en automático donde tendremos muy buenos resultados, si las condiciones son favorables para la cámara.

Si vamos a darle poco uso al Moto G, 8GB son suficiente pero si queremos probar aplicaciones veremos que se quedan muy cortos. Como veis en la imagen de abajo, el espacio disponible que queda tras la instalación de SO, son apenas 4,5 GB que se hacen a todas luces insuficientes, teniendo que instalar la tarjeta microSD sin remedio.

Screenshot_2015-09-23-21-45-46

 

Cámara y multimedia.

Este apartado es la gran mejora de esta tercera generación del Moto G. Siempre es complicado encontrar buenos terminales, en cuanto a fotografía se refiere, en la gama media pero el Moto G 2015 podemos decir que la tiene.

Contamos con una cámara de 13 megapíxeles con dual-LED flash, f/2.0 y un sensor Sony IMX214, el mismo que tenemos en móviles de gama alta como el OnePlus One o el Xiaomi Mi4. Pude sacar fotos relativamente buenas a la luz del día con el smartphone: nítidas y con una buena precisión del color. El retraso de la lente es corto, el terminal es capaz de enfocar lo seleccionado a nuestro gusto en cuestión de segundos. Sin embargo, las cosas cambian en condiciones de baja luz, donde las fotos no convencen tanto. El doble flash LED hace una buena labor y no enfría demasiado los colores de las fotos.

La cámara frontal ha mejorado mucho. Su lente tiene ahora una resolución de hasta 5 MP (1920×2560 pixels) y puede alcanzar un campo de visión de 72º. Las fotos a la luz del día son bastante decentes, pero pierden rápidamente a luz ambiente.

En la app de cámara encontramos, como ya hemos visto antes, las opciones clásicas: HDR, flash, exposición, enfoque, modo noche, vídeo 1080p, vídeo slow-motion a 720p, panorámica, temporizador, ubicación, sonido de cámara y captura rápida. 

En resumen, ninguna de las fotos que tomemos con este teléfono harán pensar que han sido hechas con un smartphone de gama media.

Os dejo algunos ejemplos:

Procesador y SoC.

El Moto G 2015 trae un Snapdragon 410 de cuatro núcleos a 1,4 GHz, soportando 64 bits.

Como ya he comentado antes, hay dos variantes del Moto G, una con 8 GB de memoria interna y 1 GB de RAM y otra con 16 GB de memoria interna y 2 GB de RAM. Es obvio que el segundo terminal nos dará mayor potencia y mejor rendimiento que el primero. 

Yo he probado la versión más básica del Moto G 2015, y lo hace muy bien en las pruebas. El rendimiento de sistema del Moto G convence en gran medida aunque se dan algunos “lags” menores, entiendo que por la falta de RAM.

En los tests benchmark es donde más se nota la diferencia de rendimiento en comparación con otros dispositivos, ya que no puntúa tan alto como otros terminales. Eso sí, la experiencia en el día a día es completamente diferente.

Screenshot_2015-09-23-21-53-53 Screenshot_2015-09-23-21-54-02

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si dejamos a un lado los benchmark, el Moto G 2015 se comporta muy bien en la rutina:  es rápido moviendo aplicaciones, sin trabas con los procesos que están en segundo plano y ejecutando juegos con cierta exigencia de hardware perfectamente.

Batería.

El Moto G 2015 trae una batería de 2470mAh que, según Motorola, da hasta 24 horas de vida al terminal. Sin embargo yo no he conseguido esa autonomía, ya que algunas de las funciones que trae este terminal, como el “asistente Moto” del que he hablado arriba, consumen bastante batería. Durante la prueba y haciendo un uso intensivo del teléfono, la batería ha bajado más rápido de lo que esperaba, teniendo que cargar el smartphone al final de la tarde, si quería llegar con batería a la noche.

Conclusiones.

Este Moto G 2015 es una apuesta segura, resulta difícil ofrecer mejores especificaciones, por 200 euros, dentro de la gama media. Es un terminal redondo, la relación calidad-precio es difícil de superar, ya que en el uso diario pocos terminales de gama media nos pueden dar resultados tan satisfactorios.

A pesar de sus especificaciones nada sobresalientes, nos da ciertas características como el certificado IPX7, última versión de Android, una buena cámara y gran rendimiento en su uso.

Podéis comprar el Moto G 2015, a traves de la web de Motorola, en varias tiendas online, a partir de  199 €:

motog

Tags: , , , , , , , ,
Contable buceando en nuevos mares. Lectora empedernida, Androidtecnológica y bebedora de Martini.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies