Antes de describir las bondades de esta nueva versión te voy a contar, a mi edad y recorrido profesional, qué es lo que espero de un sistema operativo.

Poniendo en contexto el artículo

He crecido con la informática y he tenido esa edad en la que el tiempo y las ansias por aprender me han permitido cacharrear con cualquier cosa que se me pusiera por delante. Placas bases, procesadores, memorias, discos duros y, por supuesto, sistemas operativos. Aquellos años fueron apasionantes y me permitieron destripar uno por uno todos los sistemas operativos que Microsoft ha ido lanzando desde el primer Windows. A base de sortear las complejas instalaciones de aquellos años, incluyendo lo difícil que se hacía en ocasiones instalar drivers y que todo el SO funcionara bien, aprendíamos todos y cada unos de los entresijos de Windows. Fue una época apasionante.

Los años han pasado. Rondando los 40 mi forma de pensar, y de ver la vida, han cambiado. También el tiempo que uno dedica a la familia te resta tiempo para cacharrear e investigar. Ahora, cuando me pongo delante de un ordenador simplemente quiero trabajar con él y no perder el tiempo en investigar cómo funciona. Me fastidia enormemente perder media hora en buscar algo en el sistema operativo que, en principio, debería estar a la mano y eso que hoy, gracias a Internet y la potencia de los buscadores, es relativamente rápido informarse donde están las cosas. Pero me he vuelto muy delicado, lo entiendo.

Windows 8, una pesadilla.

bq-tesla-windows8

Todo esto lo cuento por que aún tenía un trauma por culpa de Windows 8. Estamos acostumbrados a que Microsoft saque una versión buena y otra mala, una buena y otra mala, y así toda la vida pero es que con windows 8 se lucieron. El día que lo instalé perdí muchísimo tiempo en descubrir donde estaban las cosas. Perdí muchísimo tiempo en pasar de aquel escritorio, sustituto del menú de inicio, al escritorio de trabajo continuamente. En encontrarme un panel de control “nuevo y extraño” dónde antes había un panel de control con cientos de opciones, aunque siguiese existiendo el panel de toda la vida. Y me considero un usuario avanzado de sistemas operativos, así que, si aquella remodelación la trasladábamos a aquellas personas menos diestras en la materia que se encontraron de golpe con aquella atrocidad, el caos estaba servido. Para mi, personalmente, windows 8 fue un gran error.

Por fin llegó el Windows 10

Microsoft Windows 10

De aquí en adelante lo que os voy a contar es una experiencia de unos pocos días/horas con el Windows 10. Aún no he indagado lo suficiente en sus entrañas aunque realmente no me ha hecho falta.

Y llegamos a la versión buena de Windows, el nuevo Windows 10. A lo largo del año que ha estado en versión beta no he querido, por nada del mundo, instalarla para hacer pruebas. Ya he dicho que no tengo tiempo, ni ganas de esas cosas. Tenía clarísimo lo que iba a hacer. Instalar la versión pública y terminada y ver con que me encontraba. ¿Sabéis lo que me encontré? pues una grata sorpresa. Primero porque Microsoft, por una vez en la vida, han actuado con coherencia y no me han obligado a gastarme el dinero dos veces, y segundo porque ha vuelto a aparecer el menú de inicio, mejorado, que era lo que se esperaba en windows 8 y no la chapuza que implementaron.

El menú de inicio es distinto al del Windows 7 y versiones anteriores pero sabes utilizarlo desde el primer instante. Es una mejora considerable del menú de inicio tradicional, y me encanta.

Centro de notificaciones

Microsoft Windows 10

Otra cosa que odiaba del Windows 8 era el menú que aparecía al mover el mouse a la derecha o cuando arrastrabas el dedo desde el borde derecho del track pad hacia la izquierda. Eso era otra chapuza pues a poco que te descuidaras te aparecía, incordiando. En tablets con trackpad pequeñitos lo raro era que no te apareciera mientras la usabas. En Windows 10 han cambiado esa opción por el centro de notificaciones y, por lo menos en el pc de escritorio, ya no aparece sólo cuando desplazas el mouse por la derecha de la pantalla, sino cuando pulsas el icono correspondiente junto al reloj, ¡gracias Microsoft! ya no tengo que andar cerrando el dichoso menú cada dos por tres. Y me gustan las opciones básicas que incluye el menú de notificaciones como activar o desactivar el modo Tablet, acceso al panel de control simplificado, activar la ubicación y algunas cosas más muy útiles. Creo que ha sido todo un acierto.

Panel de control simplificado

Microsoft Windows 10

Bien, esto ya existía en Windows 8, cierto. En Windows 10 es más sencillo, diría incluso más intuitivo. Más bonito, si cabe. Es un panel de control para el que no le gusta cacharrear. Es un panel de control para esa persona mayor que no quiere complicarse la vida, para el estudiante que lo usa para sus trabajos, o para un usuario doméstico que solo quiere navegar por Internet y poco más. Es fácilmente accesible, tanto desde el menú inicio como desde el panel de notificaciones.

Microsoft Windows 10

Y, por supuesto, para el que necesite algo más, sigue existiendo el panel de control de toda la vida con infinidad de opciones y configuraciones. Creo que ahora Microsoft si que ha pensado en todos y cada uno de los perfiles de usuarios que utilizan sus sistema operativo que, en estos últimos 30 años se ha ampliado bastante.

Microsoft Windows 10

Bienvenido a los asistentes personales “Cortana”

Otro punto destacable. Los asistentes personales, tal y como los conocemos hoy, recibieron un impulso por parte de Apple con “Siri”. Ellos fueron quienes reescribieron la forma en que nos comunicamos con la tecnología. Ellos dieron el siguiente paso en la evolución de estos asistentes. Estábamos acostumbrados a pedir ayuda en nuestros sistemas operativos escribiendo una palabra en cuestión y, si teníamos suerte de que estuviera en la base de datos del sistema, nos ofrecía las instrucciones para proceder. A lo sumo, con los móviles, podíamos dar indicaciones con la voz como “Llama a Pepe” o “Pon música” pero poco más, además de que había que darle las indicaciones tal cuál las reconocía el sistema. De otra forma no era capaz de entendernos.

Pues, como decía, Apple abrió el camino, al que le siguió Google con su Google Now y después apareció Cortana. Realmente no hay un firme ganador. Aún están en pañales y todos ellos aprenden de todos ellos, y de los usuarios.

¿Pero realmente qué es un asistente personal como Cortana?

Cortana, como los otros, entiende lo que le preguntamos, lo que le decimos, no solamente el texto escrito, sino el hablado. Y no sólo se limita a buscar ayuda del sistema básica sino que se extiende a todo el sistema operativo y fuera de él. Se le puede preguntar por la cartelera de nuestra ciudad. Es increíble la búsqueda que hace en Internet y la información que nos ofrece.

Se le puede preguntar literalmente ¿va a llover hoy? o, ¿lloverá mañana? o, ¿necesito el paraguas?, es tan inteligente que en cualquier caso nos ofrecerá la información del tiempo:

CortanaOtras cosas que pueden hacer esos asistentes son apuntar en el calendario una cita si se la dictas textualmente como “anota una reunión para el viernes a las 10” o “avísame el viernes a las 10 que tengo reunión con Luis”. Podría poner miles de ejemplos sobre como funciona Cortana pero no es necesario. Animo a que el usuario se entretenga con ello.

El que para mi haya sido una gran satisfacción es porque ha sido Microsoft el primero que la ha trasladado al sistema operativo de nuestros ordenadores. Apple la tiene en los SO de los iPhones y los iPads, se espera que en breve haga acto de presencia en sus ordenadores. Con Google Now pasa lo mismo. Así que poder usarlo en el ordenador de escritorio ya es un buen comienzo.

Insisto en que esta tecnología está en pañales pues aprende según le vamos preguntando los miles de millones de usuarios del mundo. Estamos hablando de inteligencia artificial que con los años debería alcanzar un lenguaje humano-máquina como si fuera humano-humano.

Conclusiones

Unas horas. Solo unas horas he necesitado para volver a enamorarme de Windows. Aún me queda por investigar, Windows trae muchísimas más novedades que las cuatro que os he contado como los sistemas de recuperación, las copias de seguridad, escritorios virtuales, etc, grandes mejoras que, por que no decirlo, en algunos casos han copiado de otros sistemas operativos dónde llevan años utilizándolas. Resumiendo, todo funciona bien, no tengo que dar pasos innecesarios pues es más sencillo, todo el sistema se ha configurado sólo sin tener que intervenir. O sea, que puedo dedicarme a trabajar con él sin complicarme la vida.

Creo que Microsoft, en esta ocasión, lo ha conseguido. Lo triste de esto es que para llegar aquí, nos ha hecho pasar un mal trago con Windows 8.

 

Tags:
Experto en Bases de Datos y desarrollo de Software en Microsoft Access y FileMaker. Bloguero por devoción, comparto mis conocimientos entre este magnífico blog y los míos personales dedicados a la programación, uno exclusivamente a Microsoft Access y Excel www.accessyexcel.com y el otro, www.docebit.com, más genérico.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies