He estado probando a fondo, durante casi cuatro semanas, la nueva pulsera Fitbit Charge y llega el momento de compartir con vosotros mis impresiones.

Tras el auge inicial de las pulseras cuantificadoras, Fitbit ha logrado posicionarse con su nueva Fitbit Charge entre las mejores opciones para quien desee controlar su actividad diaria. Como usuaria de Fitbit Flex, estaba deseando conocer las nuevas características de esta pulsera y saber si habían añadido las funciones de las que carece la Fitbit Flex.

Especificaciones y características.

A continuación las principales especificaciones del Fitbit Charge:

  • Pantalla OLED.
  • Resistente al agua hasta 10 mt de profundidad.  ( A pesar de ello, Fitbit advierte en su web que no aconseja llevarla en la ducha o nadando).
  • Bluetooth 4.0.
  • Altímetro.
  • Dos tamaños y varios colores a elegir.
  • Peso de 23 gramos.

¿Qué hace la Fitbit Charge?

  • Cuenta los pasos que hemos dado.
  • Calcula la distancia recorrida.
  • Muestra las calorías quemadas.
  • Indica el número de “pisos” totales que hemos subido.
  • Monitoriza nuestro sueño, incluyendo la calidad del mismo, de manera automática, no es necesario que nosotros lo hagamos de forma manual.
  • Podremos ver la hora, tiene despertador y cronómetro.
  • Nos avisará cuando recibamos una llamada en nuestro smartphone, con una ligera vibración.

La gran novedad de la Fitbit Charge respecto al modelo anterior, la Flex, es la pantalla OLED en la que podremos ver los pasos dados, las calorías quemadas, los pisos subidos y la hora. La pantalla sólo se encenderá cuando pulsemos el botón de la pulsera o cuando demos dos toques en la pantalla, con el consiguiente ahorro de batería.

En la pantalla podremos personalizar los datos que queremos ver, el orden en el que ver esos datos y modificar el formato de la hora, a elegir entre, la hora, la hora y los segundos, o la hora más el día y el mes.

fitbit_charge10

 

Como podéis ver las novedades más interesantes respecto a su predecesora son la medición automática del sueño, las notificaciones de llamada y el altímetro.

Con la Fitbit Flex que uso a diario tengo que estar marcando tanto el momento de acostarme como el de levantarme para que conozca mi actividad de sueño. Por fin, con la nueva Fitbit Charge, no tendremos que hacer nada para lograrlo, más que acostarnos y descansar.

Reconozco que esta es la característica que más he disfrutado durante los días que la he estado probando, e impresiona la precisión con la que la pulsera marca la hora de ir a la cama y la de levantarse. Una vez sincronizada la pulsera con la aplicación en nuestro smartphone, podremos ver las horas de sueño, el tiempo que hemos estado durmiendo, los minutos que hemos estado inquietos e incluso los que hemos estado despiertos, con unos resultados muy fiables.

Respecto a las notificaciones en forma de vibración, recibiremos unas cuando alcancemos nuestra meta fijada de pasos diarios o kilómetros recorridos.

Obviamente la novedad en el tema de notificaciones es la que recibiremos cada vez que nos llamen por teléfono (siempre que la pulsera y el smartphone estén conectados en ese momento mediante bluetooth) . Notaremos una ligera vibración (demasiado ligera en mi opinión y solamente vibrará una vez) y podremos ver en la pantalla el nombre de la persona o el número del teléfono que nos está llamando.

Por último, con el altímetro,  la aplicación registrará las plantas subidas (con una altímetro tan sensible tiene en cuenta el esfuerzo de subida en desnivel pronunciados durante una caminata), un tema a tener en cuenta a la hora de hacer ejercicio en nuestro día a día. Una forma de superación diaria, que nos llevará a subir más por las escaleras que por los ascensores.

Carga, batería y autonomía.

La carga de la Fitbit Charge se realiza en poco más de una hora a través de un cable que se conecta al ordenador (o adaptador a corriente) por la conexión USB. Se trata de un cable fabricado y diseñado por Fitbit.  El problema es que no es microUSB, y necesitamos un adaptador, por lo que se hará bastante incómodo cada vez que queramos cargar la pulsera, y nos obligará a llevar con nosotros dicho adaptador siempre que vayamos a estar fuera de casa una temporada.

fitbitcharge3

 

Respecto a la batería, la única forma de llegar a los 7 días prometidos por el fabricante, es desactivando las sincronización automática con el smartphone, teniendo que pasar a modo manual, y sincronizar cada vez que queramos consultar los datos desde nuestro smartphone. También influye las notificaciones que recibamos y cuánto las usemos.

fitbit_charge12

 

En las casi cuatro semanas que he estado usando la Fitbit Charge de forma continuada, siempre sincronizada vía bluetooth con mi smartphone, con una alarma por vibración al día y recibiendo notificaciones de llamada (se pueden desactivar desde la app si no las deseamos) solo la he tenido que cargar cada 5-6 días.

Diseño, materiales y usabilidad.

La pantalla da un valor extra muy importante a la pulsera, ya que tener reloj incorporado es importante para aquellos que no queramos llevar dos accesorios, aunque sea algo molesto que haya que pulsar el botón para ver la hora. Hecho en falta un modo siempre activado, funcionalidad que se encuentra en muy pocos dispositivos.

La parte central de la pulsera es totalmente rígida ya que es donde se encuentra la pantalla del dispositivo. El único control que tenemos es el botón lateral en la parte izquierda, que con pulsaciones cortas nos permitirá ir pasando por las diferentes pantallas de información de actividad, y con una pulsación larga iniciará el cronómetro.

fitbit-charge-andro4all

 

No pesa nada (poco más de 20 gramos), y el material elastómero de la correa lo hace muy agradable en la muñeca. El diseño de la pulsera es a base de un patrón en diagonal y con relieve que en un primer momento parece fácil de ensuciarse, pero finalmente me ha convencido.  El cierre en acero resulta muy fiable pero cuesta cerrarlo las primeras veces, y debemos asegurarnos que efectivamente hemos cerrado totalmente los dos cierres.

App y comunidad Fitbit.

Uno de los detalles más cuidados y que mejor experiencia de usuario encontramos en la Fitbit Charge es el software, la aplicación móvil y el panel web donde podremos consultar toda la información.

La app de nuestro smartphone es la principal forma de control de actividad, ya que es la más cómoda de acceder y que más a mano solemos llevar. Desde esta podremos consultar la batería de la pulsera, los pasos, distancia recorrida, calorías quemadas, plantas subidas y tiempo de actividad, aunque solo la última semana, ya que no hay acceso al historial pasado. También podemos configurar si queremos sincronizaciones automáticas o manuales (para ahorrar batería), notificaciones de llamadas, definir el objetivo de pasos o configurar alarmas.

simple.b-cssdisabled-png.h06b4fa3eb2b132a1b977c425d507c378 simple.b-cssdisabled-png.h37c1d922c73b45f62d7e3ca0553f5a32 simple.b-cssdisabled-png.h4043406d3942a06a5589d345269da45c

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tanto la aplicación de Fitbit como el panel web son muy completos y cuentan con una gran comunidad de usuarios, lo que la convierte en una de las mejores opciones del mercado.

 

Captura

 

Conclusiones.

Lo mejor de una pulsera cuantificadora como Fitbit Charge es poder olvidarnos de que existe y dejar que trabaje en segundo plano. Su batería, si bien puede ser mejorable, es bastante duradera y su carga lo suficientemente rápida como para poder siguiendo con su uso. Su peso y dimensiones también contribuyen a que pase desapercibida. Poder ver la hora y que te avise cuando te llaman por teléfono es un añadido muy positivo. Otro de los aspectos en los que destaca la pulsera es en la vinculación con otros dispositivos: ordenador, Android o iOS. Además la aplicación tiene un aspecto y funcionamiento más que correcto.

Sin embargo, hay un aspecto que marca la diferencia: la no resistencia al agua o al menos que Fitbit no recomiende mojarla. Tanto en el momento de la ducha, como si vamos a la piscina, es un molestia tener que quitárnosla.

Creo que, a pesar de su no resistencia al agua, la Fitbit Charge se coloca como uno de los modelos de referencia en lo que a pulseras cuantificadoras, a nivel no profesional, se refiere.

La pulsera Fitbit Charge fue cedida por Fitbit España.

Tags: , ,
Contable buceando en nuevos mares. Lectora empedernida, Androidtecnológica y bebedora de Martini.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies