La casualidad quiso que el 2 de Noviembre, día de la salida a la venta del iPad Mini, me encontrara en Londres. Y como no podía ser de otra forma, tenía que visitar alguna Apple Store para ver al bicho en vivo. Decidí pasarme por la Apple Store de Covent Garden que, por su entorno y situación, siempre me pareció impresionante. Al entrar, lo primero que me llamó la atención fue la cantidad de gente que se agolpaba en todas y cada una de las mesas en las que se encontraban los nuevos iPad, y más concretamente el iPad Mini. La expectación era enorme y conseguir 10 minutillos para juguetear con un terminal, se antojaba complicado.

iPad Mini. Un dispositivo ¿perfecto?

Por fin puedo tenerlo en mis manos, y lo primero que asombra es la ligereza del iPad Mini. Es un producto creado para llevar, no hay duda. Si ya un iPad es tremendamente transportable y usable en cualquier parte, el iPad Mini abre una nueva dimensión en este aspecto. Será difícil que tus manos se cansen de sujetarlo casi en cualquier posición. Con una mano o con dos, la comodidad y sensación de ligereza es sobresaliente. Se antoja ¿perfecto? para casi cualquier tarea.

Su tamaño (y peso) es su mayor virtud, pero éste actúa también como inconveniente. Nos damos cuenta de ello tan pronto como activamos alguna aplicación de escritura: el teclado en pantalla es pequeño e incómodo para escribir. Lógicamente, para pequeñas frases o apunte de palabras sobra, pero el aspecto de comodidad para escribir cosas más elaboradas ha quedado bastante perjudicado.

En cuanto a potencia, sinceramente para lo que se supone que está pensado (internet, email, multimedia) creo que es más que suficiente. Todo el sistema se mueve con soltura, con buena potencia gráfica en juegos y con una resolución notable. Personalmente, el tema de la resolución lo encuentro bastante paranoico. Mucha gente critica la falta de más resolución (incluir una pantalla Retina), pero creo que se trata más por moda que por necesidad. Estoy acostumbrado a leer libros en mi iPad de primera generación, y su resolución me sobra.

Diseño sublime. Se vende sólo con mirarlo. Fino, ligero, precioso. Es siempre un aspecto subjetivo, así que es mi opinión. Es un producto muy elegante, sobre todo así me lo pareció el modelo en aluminio pintado en negro.

Mi experiencia con el iPad Mini

En 10 minutos no da para hacer pruebas exhaustivas. Pero dan de sobra para hacerse una idea preliminar del uso del dispositivo. Y aquí, debo decir, mi primera impresión fue mala. Al coger el iPad Mini y empezar a usar aplicaciones, me di cuenta que la interfaz no estaba bien encajada en la pantalla. Podeis ver a lo que me refiero en la foto* siguiente.

No pasaba únicamente en una aplicación, sino en todas las que abría. No se visualizaba correctamente la interfaz, algunos botones salían cortados, etc. Así que decidí reiniciar el dispositivo y el efecto desapareció. Traté de averiguar el por qué de ese comportamiento, y me di cuenta de que había en segundo plano una treintena de aplicaciones, así que quizás eso podía ser el motivo.

Aparte de eso, todo se desarrolló dentro de la normalidad. Me pareció un gadget irresistible. De hecho, unos días antes aterricé en Londres con la firme idea de hacerme con un iPad Mini. Pero la salida de la gama Nexus, y sus atractivos precios, me nubló la vista y aún estoy en standby.

Dicho ésto, os pregunto a vosotros, ¿habéis coqueteado ya con el iPad Mini? No dudes en dejarnos tus experiencias e impresiones en los comentarios.

* Quería pedir disculpas por la ausencia de fotos personalizadas para la prueba del iPad, pero mi cámara decidió quedarse sin batería y sólo pude sacar la del descuadre en la pantalla.

Compartir
Alvaro Rodriguez, ingeniero industrial y estudiante de master en Francia. Atraído por todo lo que sea tecnología y gadgets, sobre todo Mac. Usuario exigente y crítico, que a mí no me regalan nada! ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Alvaro Rodriguez, ingénieur industriel et étudiant master en France. Attiré par tout ce qui est technologie et gadgets, surtout Mac. Utilisateur exigent et critique.

2 Comentarios

  1. Hola, tocayo.

    El efecto de que se vean algunos botones cortados y demás es muy común en las Apple Store, y te diré por qué. Suelen estar activados los controles de accesibilidad, y una de las funciones de éste control es hacer doble tap con 3 dedos y dejar mantenido, y arrastrar… de esta forma, hacemos zoom en la pantalla. Mira, esto es de la web de Apple (http://www.apple.com/es/accessibility/iphone/vision.html). Ve hasta donde pone ‘Zoom’ y lee.

    La gente llega, toquetea, y cuando cree que lo ha roto, se va. Es eso lo que pasa.

    En cuanto a la treintena, cada 6 minutos de desuso, aproximadamente, salta el salvapantallas que lo que hace es restaurar el dispositivo hasta el sitio en donde lo ‘congelaron’. De esta manera se aseguran de que nadie modifica nada, etc.

    Una prueba de esto es que si te vas al carrete o al Photo Booth verás que apenas hay 3 ó 4 fotos… algo que en un Apple Store sería impensable si no hubiera esta restauración.

    Un saludo ;D

    • Gracias por el comentario, Alvaro.

      La verdad que no se me ocurrió comprobar si estaban activadas la opciones de accesibilidad, pero como bien dices, seguro que era por eso. Siempre está bien poder aprender nuevas cosas!

      Gracias por el comentario tan instructivo

Dejar respuesta