Hace años, quizás lo más importante para diferenciarse en el mercado de los terminales móviles, era básicamente poner un hardware lo más potente y puntero posible. Pero no han sido pocos los casos en los que un potente hardware arruinan un producto debido a algo que día tras día cobra más importancia: la experiencia del usuario.

Diseño centrado en el usuario. Diseñando experiencias

La experiencia del usuario con un producto en general, o un smartphone en particular, es clave y se comporta como un elemento decisivo en el éxito de un terminal. Como podéis imaginar, la tarea de diseñar sistemas agradables, fáciles y potentes no es sencilla. Y como podréis suponer, no es mi intención explicar en esta entrada todos y cada uno de los elementos que se tienen en cuenta en el diseño de la experiencia del usuario. Pero sí que os digo que es algo realmente interesante, y que yo mismo estoy descubriendo gracias a mis estudios de master (UxD) que realizo en la actualidad.

El diseño centrado en el usuario es aplicable en cualquier campo imaginable. Por ejemplo, en el diseño de coches es un factor muy importante, así como lo es también en la web o en los sistemas operativos (móviles o no). Detalles, transiciones, disposición de botones… Nada es casual. Todo está pensado y diseñado para obtener la mejor experiencia. El usuario debe “olvidarse” del sistema, y utilizarlo de una manera natural y fluida.

Ejemplos que nos sumergen en la interfaz

Después de los últimos años hemos adquirido ciertos movimientos, gestos, que nos integran con la interfaz de nuestro dispositivo. Equipos multidisciplinares (psicólogos, ergónomos, ingenieros, diseñadores, investigadores) han puesto sus cerebros a pleno rendimiento para poder crear algo que ahora tenemos por obvio, asumido y que puede parecer trivial. Pero no es más que la punta de un gran iceberg. Veamos algunos ejemplos.

Las transiciones en iBooks de Apple son prácticamente perfectas. Tenemos la sensación de pasar las páginas como si de un libro real se tratara, con sus hojas flexibles.

Abrir un enlace en la App Mail en iOS, es otro buen ejemplo. Vemos, percibimos, cómo una aplicación que está en funcionamiento se va, para dejar paso a la que se va a abrir, que viene.

Son dos ejemplos cualesquiera. Ha sido casualidad que los dos sean de Apple, aunque no lo es tanto cuando sabemos de sobra que dicha empresa cuida hasta el más mínimo detalle de la experiencia que el usuario tendrá con cualquier aspecto relacionado con sus productos. En los demás sistemas, por supuesto, también encontramos multitud de detalles para favorecer la experiencia del usuario. Tanto a nivel de interfaz, como con aplicaciones, etc. Las transiciones, los movimientos y los gestos dan vida a los sistemas. En la imagen superior podeis ver las características ventanas de Windows Phone.

Para profundizar

Mi intención con este post era simplemente dar una idea del esfuerzo y trabajo que conlleva diseñar un sistema con el usuario como punto central. Se trata de diseñar para la experiencia del usuario. Un tema lleno reflexiones e investigaciones. Si os interesa todo este tema y os apetece leer cantidad de cosas interesantes y curiosidades, os aconsejo hacer un par de búsquedas por la red. Personalmente, recomiendo Smashing Magazine (en inglés), concretamente la categoría de UX Design.

Compartir
Alvaro Rodriguez, ingeniero industrial y estudiante de master en Francia. Atraído por todo lo que sea tecnología y gadgets, sobre todo Mac. Usuario exigente y crítico, que a mí no me regalan nada! ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Alvaro Rodriguez, ingénieur industriel et étudiant master en France. Attiré par tout ce qui est technologie et gadgets, surtout Mac. Utilisateur exigent et critique.

No hay comentarios

Dejar respuesta